Categorías
Jesús Navas Patología banal Patología tumoral

FIBROMAS BLANDOS: muy frecuentes, banales y molestos.

dermatologo alicante elda fibroma blando

 

Los fibromas blandos son lesiones extremadamente frecuentes que afectan a la gran mayoría de la población a partir de la edad media de la vida (mayores de  30-35 años) aumentando su incidencia con la edad.

FIBROMAS BLANDOS: DATOS CLÍNICOS

Los fibromas blandos, también llamados pólipos fibroepiteliales o acrocordones son lesiones de color carne o ligeramente pigmentadas pedunculadas que suelen localizarse en zonas de roce: cuello,  axilas, ingles,  región submamaria así como párpados. Habitualmente múltiples son asintomáticos (excepto cuando se enganchan con alguna prenda u objeto de bisutería) y de  causa desconocida presentándose sin  diferencias de género pero raramente en la edad infantil. Existe una predisposiciòn familiar y son más prevalentes en obesos, diabéticos tipo II y en el embarazo.

No tienen capacidad alguna de malignización.

A pesar de la creencia popular NO SON VERRUGAS (no son infecciones por virus) y por tanto no son infecciosas ni pueden contagiarse. Se ha sugerido una asociación con la poliposis intestinal que no ha llegado a demostrarse.

FIBROMAS BLANDOS: DIAGNÓSTICO

Su diagnóstico es clínico: una o varias lesiones pediculadas menores de 1 cm. (aunque  pueden hacerse de mayor tamaño) blandos al tacto, móviles en zonas de pliegues en adultos.

En el estudio anatomopatológico se observa una lesión polipoide con un estroma fibroso y vasos dilatados en el centro bajo una epidermis hiperpigmentada.

En la mayoría de los casos la consulta médica es por su apariencia inestética,  molestias locales o por la inflamación que pueden producir al torsionarse requiriendo ser diferenciados de nevus melanocíticos, neurofibromas y queratosis seborreicas.

FIBROMAS BLANDOS: TRATAMIENTO

Los fibromas blandos no requieren tratamiento. Su apariencia inestética o molestias locales pueden hacer solicitar el mismo que puede realizarse por medio de diversos métodos destructivos: cáusticos tópicos, crioterapia, láser y electrocoagulación bajo anestesia local. Debe indicarse la gran probabilidad de aparición de nuevas lesiones al paciente.


En dermalicante proponemos el tratamiento más asequible a lesiones benignas de gran prevalencia.

Por Jesus Navas

Dermatólogo de vocación. Orgulloso de ser médico. Intento ayudar a mis pacientes, informar verazmente y sin estridencias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: